Las 5 razones por las que el estrés frena tu éxito

publicado en: Coaching Empresarial | 0

Según Daniel Goleman, una adecuada gestión emocional y el manejo del estrés son imprescindibles para conseguir el éxito profesional

Tanto si eres un empresario, un directivo o un emprendedor tendrás que saber concretar tus objetivos, tomar decisiones, adaptarte a los cambios, conocer las necesidades del mercado, gestionar la incertidumbre y la presión, relacionarte con trabajadores, proveedores y clientes, resolver conflictos y un largo etcétera que forman parte de tu quehacer diario. ¿Te suena?

Y seguramente estás muy bien preparado a nivel profesional, tengas una trayectoria académica brillante y hasta un máster pero sientes que nada de ello te sirve para gestionar los conflictos que tienes en tu empresa, para entender y dar respuesta a las peticiones de tus trabajadores, para motivarlos y conseguir que estén más implicados con tu proyecto empresarial y que sean más productivos… Entonces es cuando aparecen un sinfín de preocupaciones y de emociones que acaban desembocando en la temible palabra de moda: ESTRÉS.

¿Por qué el estrés frena tu éxito?

1. Te provoca un agotamiento físico y mental que te impide pensar con claridad y, por tanto, dificulta la concreción de tus objetivos profesionales y la toma de decisiones.

2. Hace que disminuya tu capacidad de concentración, afectando a tu eficacia y comprometiendo tu productividad.

3. Influye negativamente en tu estado de ánimo, provocando irritabilidad, ansiedad y desasosiego, con lo que te será más difícil mantener tu capacidad de liderazgo para motivar a tu equipo y resolver los conflictos de manera satisfactoria.

4. Provoca que tu propia motivación decaiga ya que si no aprendes a gestionar de manera adecuada las situaciones estresantes, puedes acabar desarrollando una depresión.

5. El estrés continuado en el tiempo acaban mermando tu autoestima, surgiendo sentimientos de impotencia, de incapacidad y de desconfianza en nuestras propias capacidades y recursos.

Por tanto, el estrés es una problemática que nos impide alcanzar nuestro éxito porque merma nuestra autoestima, afecta a nuestra toma de decisiones y a nuestro liderazgo, haciéndonos menos productivos y competitivos.

¿Por qué padecemos estrés?

Es evidente que vivimos en una sociedad competitiva, en la que todo es para ayer, con un sinfín de obligaciones, de tráfico, de ruido… Y todo ello nos provoca un agotamiento físico, mental y emocional. La palabra estrés es la que más se repite en cualquier conversación.

Padecer estrés no es una sensación agradable, todo lo contrario, nos crea un gran malestar del que deseamos salir pero no sabemos cómo y nos sentimos atrapados. Además, padecer estrés de manera continuada es un factor de riesgo para la salud que puede provocar presión arterial alta, problemas digestivos, ansiedad, depresión, obesidad, diabetes,…

El estrés se vuelve negativo y perjudicial para nuestra salud cuando las emociones nos sobrepasan y no nos sentimos capaces de poder dar respuesta a los retos y situaciones cotidianas. Es entonces cuando surgen el sentimiento de impotencia, de incapacidad, de desconfianza en nuestras propias capacidades, apareciendo las señales de alarma y los síntomas de los que hemos hablado anteriormente, mermando nuestra autoestima y reduciendo nuestra eficiencia y productividad.

La buena noticia es que podemos aprender técnicas que nos ayuden a gestionar el estrés para mejorar nuestra salud y nuestra calidad de vida.

Nuestra realidad no podemos cambiarla, pero si que podemos cambiar la manera que tenemos de vivirla, la actitud con la que nos enfrentamos a los retos de nuestro día a día.

El estrés es resultado de una incorrecta gestión de nuestras emociones y para liberarnos del mismo, nuestros grandes aliados son el autoconocimiento y la gestión emocional..

Como profesional, tengo un compromiso firme con el autoconocimiento y la gestión emocional. Son las dos únicas técnicas útiles para liberarnos del estrés, una problemática que está comprometiendo no sólo nuestro bienestar físico y emocional sino también nuestro futuro profesional.

Es evidente que si no gozamos de buena salud, que si nuestra capacidad de concentración y de eficiencia disminuye, que si nuestras emociones nos desbordan y nos bloquean, no podremos dar lo mejor de nosotros mismos como profesionales ni podremos liderar aquellos proyectos que tanto deseamos.

En las formaciones en gestión emocional que imparto a empresarios, directivos y emprendedores les enseño a ser conscientes de sus capacidades y de sus vulnerabilidades, a identificar sus factores estresores, a conocer cómo se manifiesta la tensión emocional en sus cuerpos, a reconocer sus necesidades y les entreno en una adecuada gestión emocional para que puedan alcanzar un bienestar personal impagable que les ayudará a conseguir el éxito tanto personal como profesional.

Begoña Serra
Coach Transaccional

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *