Coach haciendo una sesión

¿Qué diferencia a un coach de un terapeuta?

Qué diferencia a un coach de un terapeuta es una de las cuestiones que más me plantean en una primera sesión para decidir qué profesional se adapta mejor a las necesidades que tiene el cliente.

Como profesional trabajo como coach y terapeuta. Ambos perfiles profesionales comparten determinados aspectos: fomentan el  crecimiento personal y la gestión emocional. 

Lo que diferencia a un coach de un  terapeuta es la  metodología de trabajo y los casos en que está indicado uno u otro profesional. 

Si pensamos en un coach muy vinculado a la cultura anglosajona, nos viene a la mente un entrenador. Lo asociamos al mundo deportivo, al coach que entrena en habilidades que favorecen la concentración, la competitividad y la motivación de los jugadores para alcanzar la victoria.

El coach como entrenador en habilidades

Si nos trasladamos al coaching personal o al coaching ejecutivo, el símil con el coaching deportivo es acertado.

Un coach va a fomentar tu autoconocimiento para hacerte consciente de tus fortalezas y también de tus vulnerabilidades y aspectos a mejorar para desarrollar todo tu potencial y así poder alcanzar los objetivos tanto personales y profesionales que te hayas propuesto.

Por ejemplo, si necesitas mejorar tus habilidades comunicativas y de oratoria, cuando como coach te trabaje tus aspectos a mejorar probablemente uno de ellos sea vencer el miedo a hablar en público y te daré recursos para lograrlo. 

Pero a diferencia del terapeuta, no entraré a analizar los motivos de tu timidez porque eso forma parte de un trabajo más profundo que implica analizar qué sucedió en tu pasado. 

Por tanto, en mi faceta de coach realizo un trabajo más cognitivo conductual orientado a potenciar todas tus habilidades y a saber gestionar tus emociones para que puedas ser la mejor versión de ti mismo.

Qué puedes trabajar con un coach:

  • Conocer tus fortalezas y también tus miedos e inseguridades para ser consciente de los aspectos que tienes que mejorar
  • Definir y concretar tus objetivos para elaborar un plan estratégico con decisiones y acciones concretas en el tiempo
  • Ser consciente de tu diálogo interno y de tus creencias limitantes para evitar el autosabotaje
  • Aprender habilidades de comunicación asertiva 
  • Desarrollar técnicas de automotivación
  • Reconocer, expresar y gestionar de manera adecuada tus emociones
  • Incorporar técnicas para la gestión del estrés y la tolerancia a la frustración e incertidumbre
  • Desarrollar y potenciar las softskills
  • Mejorar tu resiliencia y adaptación al cambio
  • Aprender técnicas para la resolución de conflictos

Beneficios que conseguirás:

  • Un mayor autoconocimiento y autoestima
  • Mayor confianza y seguridad en ti mismo
  • Potenciar tu liderazgo personal y profesional
  • Claridad en la definición de objetivos
  • Mejor toma de decisiones
  • Capacitación en distintas habilidades y softskills que te permitirán alcanzar tus objetivos
  • Mejorar tu concentración, eficiencia y productividad
  • Encontrar un equilibrio entre tu vida profesional, familiar y  personal

El terapeuta como motor del cambio personal

El terapeuta es un catalizador del cambio personal en tanto que va al origen de los bloqueos emocionales del cliente para que éste puede desarrollar todo su potencial y así alcanzar sus objetivos.

En el ejemplo que he puesto anteriormente, si el cliente me solicita que le entrene sus habilidades de comunicación y de oratoria, pero en el proceso detecto un bloqueo emocional que le está provocando esa timidez, mi sugerencia es que realice un proceso terapéutico ya que si el cliente no soluciona el origen de su timidez, por mucho que entrene habilidades de comunicación, le va a resultar muy difícil conseguir hablar en público, suponiéndole un sobreesfuerzo que le provocará mucho estrés y que puede incluso llevarlo al autosabotaje.

Por tanto, como terapeuta trabajo todos aquellos aspectos de tu pasado que te están limitando en el presente impidiendo que puedas llevar la vida que deseas.

Qué puedes trabajar con un terapeuta: 

  • Problemas de autoestima y de confianza en uno mismo
  • Bloqueos emocionales
  • Sentimiento de insatisfacción personal
  • Miedos e inseguridades
  • Ansiedad y estrés
  • Dificultades en las relaciones personales
  • Sucesos traumáticos de la infancia

Beneficios que conseguirás:

  • Entender cómo tu pasado está condicionando tu presente
  • Reconciliarte con tu historia y liberarte de la carga del pasado
  • Sanar las heridas de tu niño interior
  • Mejorar tu autoestima, empoderamiento y autoconfianza
  • Decidir la vida que quieres llevar
  • Potenciar la autonomía y responsabilidad

Al coach y al terapeuta les diferencia que el primero entrena y capacita al cliente en determinadas habilidades mientras el segundo trabaja el orígen de las creencias limitantes que están impidiendo a la persona ser feliz y conseguir sus objetivos     

Binomio coach y terapeuta 

Como profesional y fruto de mi experiencia, considero que la mejor opción para acompañar al cliente, es apostar por el binomio coach y terapeuta. 

Es por ello, que mi bagaje como terapeuta me permite detectar cuándo los procesos de coaching se tienen que implementar con recursos terapéuticos porque, en según que casos, el simple entrenamiento no es suficiente ya que por mucho que la persona intente aplicar los recursos que como coach se le ofrecen, no es capaz de ponerlos en práctica porque tiene un bloqueo del pasado que se lo está impidiendo. 

Cuando detecto esta situación, se lo comento al cliente y le propongo realizar sesiones de terapias complementarias al proceso de coaching para que pueda romper estos bloqueos y pueda seguir avanzando.

Son muchas las personas que han venido a mi consulta frustradas después de meses de coaching porque se sienten incapaces de avanzar y no logran conseguir sus objetivos, lo que les retroalimenta su falta de autoestima y de seguridad en si mismas. Pero en realidad, lo que ha sucedido es que no se ha detectado ni se ha intervenido en el motivo real que le estaba impidiendo progresar. 

Una vez identificado el bloqueo y superado el suceso del pasado que lo había originado, el cliente se siente liberado y preparado para seguir avanzando en su proceso de coaching y entrenando aquellas habilidades que necesita.

Si estás leyendo este post es porque te estás planteando hacer cambios en tu vida y quieres saber cuál es la mejor opción. Ponte en contacto conmigo y estudiaré tu situación concreta para que puedas alcanzar tus objetivos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *